La playa gallega donde desapareció una chica, precintada por los avisos de olas: la gente se salta el cordón