No podemos tocarlo, pero podemos verlo: así se forman los espejismos de calor