Más de 300 l/m2 en cuatro días: por qué las lluvias de la Semana Santa han sido tan espectaculares