Primer fin de semana de julio: más frío en Sevilla que en Zaragoza y tormentones de verano