Un total de 16 provincias están en riesgo por vientos, oleaje o nevadas