El refranero, el mejor hombre del tiempo