Ola de frío implacable: el río Delaware, ha amanecido totalmente congelado