Cortes en casa y fuentes sin agua: así de duras están siendo las medidas contra la sequía