La sequía acaba con la laguna de Gallocanta: miles de grullas se quedan sin su lugar de peregrinaje