Primero sequía y ahora inundaciones: las lluvias provocan pérdidas millonarias en el campo