La sequía es amiga de la policía: aparece un muerto en un pantano reseco