La sequía avanza: los embalses están al 37%, un 23% menos que el año pasado