La telaraña que cubre una playa griega llegó a los 300 metros por causas meteorológicas