El temporal se lleva cuatro vidas: la última víctima, en una rambla de Valencia