Las tormentas dejan en la Península más de 35.000 rayos en dos días