Las tormentas secas, un factor de riesgo de incendios en verano