Lo que arrasó en Sevilla no fue un tornado, sino un gustnado: cuál es la diferencia