Fango, viento, lluvias: ¿cómo influye la meteorología en el descarrilamiento de los trenes?