El verano se despide con una ciclogénesis explosiva en la Península