La primera consecuencia del verano inestable: hoteles más vacíos y reservas de última hora