El viento y la lluvia complican la plantá