Sierra Nevada ya tiene mascota: un caballo abandonado vivirá en sus pistas de esquí