Por si te vienes arriba en febrero: cinco beneficios de bañarse en aguas frías