Cinco cosas a tener en cuenta del nórdico y un truco para ponerlo en 2 minutos