Todo el cielo para ti y la nieve a tus pies: dormir en un iglú en una estación de esquí es ahora posible