No ves llover, pero hay gotas: 'meona', la lluvia 'oculta' que no cae del cielo