Mientras aquí morimos de calor, al otro lado del charco viven... ¡una nevada histórica!