No es un extraterrestre: estas microalgas que han puesto en París limpiarán la contaminación