Cielo naranja y playas negras: el humo de los incendios hace estragos