El curioso caso del desierto que se ha convertido porque sí en un jardín con flores