Cinco claves para entender por qué tu factura de la luz sube por culpa del CO2