¿Qué ciudades podrían acabar bajo el agua? Esta nueva herramienta lo calcula