Aunque no lo distingas, esta foto contiene la evidencia de vida más antigua del mundo