Plagas de mosquitos y peligro de incendio: la gran amenaza de Seseña, desde el cielo