El estrés, la causa por la que la Falla de San Andrés podría provocar otro gran terremoto