El Irma pasa a ser solo una depresión tropical: así ha dejado Miami