Ríos desbordados y casas inundadas, el saldo de las últimas riadas en Galicia