El control talibán de la zona del terremoto en Afganistán complica la asistencia