De 14 a 7.000: las burbujas de gas nocivo en el suelo de Siberia se multiplican