La contaminación hace la vida cada vez más difícil en las grandes urbes chinas