Primero fue el Irma, ahora los incendios: Disneyland, amenazada por el fuego