Los embalses están secos: la ola de calor deja el nivel de agua más bajo desde hace 20 años