Del tamaño de un huevo: una tormenta de granizo revienta cristales y farolas en Navarra