Llamas y ceniza girando a 160 km/h: así es un tornado de fuego de 1.000 metros