2017, un año dramático: los incendios ya han quemado 107.000 campos de fútbol