Con el barro por las rodillas: los vecinos de California (y Oprah Winfrey) regresan tras las inundaciones