Mientras unos son desalojados, otros huyen con su propia comida: Otis, el perro más listo de Texas