Esperando al huracán: "No hay vida en las calles, es un desierto"