La periodista trabaja atrincherada en un estudio de edición prestado