La quema de rastrojos y el buen tiempo, clave en los incendios en diciembre